domingo, 24 de octubre de 2010

VIAJE A CAMERÚN

Es curioso como se me van cumpliendo mis metas, primero llegando  a la África de mis sueños pisando el país de Nigeria del que nos encontramos con un gran proyecto y que tiene mucho trabajo, despegando con un centro llamado Destiny´s Child del que ya os suena y del que seguimos trabajando para cumplir todos nuestros objetivos;

Una serie de problemas nos acompaña, nos hemos visto en la obligación de salir del país para prolongar nuestro visado business, de lo contrario tendríamos problemas pues nos convertiríamos en ilegales pues la entidad de envio nos regaló estas vacaciones, que así saliendo de Nigeria, cuando volvamos nos sellarán otros tres meses, así que como agua de mayo han caído, porque estabamos ultimando el evento tan esperado; estamos algo estresados ya con casi todo listo para la reivindicación de los derechos de los niños, cuyo evento se ha aplazado a diciembre por el fallecimiento de la madre del gobernador  del estado de Cross River, estado al que pertenece Calabar. 

En fin, nos dirigimos a otro país del que Nigeria es vecino, nos vamos a Camerún.
Eran las cinco y media de la mañana aproximadamente cuando todos con el equipaje preparado salíamos de casa nos fuimos dividiendo en grupos para ir cogiendo diferentes taxis, me acuerdo que en mi grupo estaban Fosky, Valle, Ubong (tutor) y yo cogimos un taxi y un poco mas y tenemos que coger nosotros al taxi, no arrancaba si vierais empujando el coche hasta que arrancó; llegamos al puerto donde los demás nos esperaban, eran las seis y algo ya, si no recuerdo mal, a las siete salía el ferry, con el pasaporte en mano y rellenando papeles, ¿¿con todo??, a Jose, le falta la cartilla de vacunaciones vaya mi cabeza ya no podía hacer nada, si me iba, no podía entrar en el país de nuevo y a casa no podía volver, menos mal que hablando, hablando solucionamos la cosa.
El proceso aquí para ir de un país a otro, sea cual sea el medio, es lentísimo, en fin que embarcamos a las siete y media y partimos cerca de las ocho y algo, tardísimo.
El trayecto pues algo mareado los barcos no son muy amigos mios, pero bueno en casi cuatro horas llegamos al puerto de Limbe,  empieza la fase de buscar alguien que nos cambie el dinero, que desastre algunos nos pagaban mas, otros menos, en fin, al final todos conseguimos cambiar algo de dinero.
 El grupo se dividía porque cada uno tenía diferentes rutas, pero yo estaba con la gran mayoría haríamos dos noches en Limbe de momento, nada más llegar nos instalamos en el hotel Metropolitan, era acogedor no puedo describir mas, estaba bien, soltamos el equipaje en las habitaciones y estando agotadísimos nos dirigimos al jardín botánico, Fosky, Valle, Ubong y yo, que preciosidad de jardín de verdad, que río, que naturaleza, tan viva una vegetación increíble.

Ya por fin regresamos al hotel yo estaba cansadísimo, pero aun así teníamos fuerzas para ver algo de Limbe y cenar me acuerdo una tortilla de espaguetis si como suena es muy típico esto por Camerún.


Al día siguinete nos esperaba una visita la zona volcánica, que preciosidad estaban todas las rocas manchadas de lava volcánica, como veis en las imágenes.

 
Pues esta es mi entrada en Camerún, los días siguientes fuimos visitando diferentes ciudades como son Aduala y Kribi.
Que puedo decir para describir estas ciudades, Aduala es la  más Cosmopolita (es la Barcelona de Camerún) tengo que decir  que es bastante ciudad con decir que en las calles  te puedes encontrar tiendas de firmas muy famosas…
En fin, ¿cómo llegamos de Limbe a Aduala?
 Un viaje un tanto peculiar, un bus o furgoneta  mejor dicho, aquí a este tipo de vehículo le llaman bus, que lo único que le falta es la sintonía del antiguo programa de ¿qué apostamos? Mas apretados que una caja de tizas de las cuadradas en serio eh, además en cada pueblo que parábamos,
si cabe, ¡que si cabe!-- decía el driver, un trayecto de dos horas y algo, a esto le sumamos que estaba cayendo una tormenta, y las maletas en el techo y se acordó el driver de que las maletas iban descubiertas a la hora casi del trayecto, llegamos a Kribi sobre las once y media de la noche.
Me acuerdo llegamos y no encontrábamos hotel, menos mal que un guardia de seguridad de un hotel cercano del que no tenian habitaciones libres, se nos acerca al vernos tan apurados y nos dice-- montaros en esta furgoneta que os va a llevar por todos los hoteles hasta que encontréis alguno--
Acabamos en un hotel que era chino, estaba bastante bien nos dijeron que la zona era buena, a pesar de levantarnos por la mañana y despertarnos con una pelea en la puerta del hotel nos quedamos más tranquilos con lo que nos dijeron sobre la zona.
Estando en recepción sentados, se acerca un hombre con acento francés, pero hablando español, y nos dice soy Jean Paul, ¡menos mal! es un contacto que teníamos de la presidenta de la asociación, un conocido, pues bien nos enseñó la ciudad con las cosas más interesantes y emblemáticas y nos invitó a comer en un restaurante de puro lujo, “unos pedazos de carros” fue la expresión de algunos de nosotros, eran figuras importantes de Camerún de todos los ámbitos, popularidad en algún caso por algo.




En el mismo continente Africano mis ojos veían la otra parte, es muy diferente Camerún a Nigeria existe un  contraste económico comparado con Nigeria, es como mas Europa, pero exageradamente eh, no es que lo sea, aunque Nigeria es bastante occidental, en mi opinión creo que le lleva muchos pasos adelantados  a Nigeria en diferentes avances, pero lo impactante, un dato,  que me hizo pensar muchísimo, el 80% de los niños/as de Camerún están escolarizados, mientras que en Nigeria no llega al 55% es un dato escalofriante.
Esto hace estar algo más allá de conseguir un objetivo, donde residimos con el proyecto en Nigeria, el orfanato, el escolarizar setenta niños, a casi el 95% tener beca para diferentes colegios, es un orgullo para nosotros/as;  a pequeña escala, pero esta diferencia que he podido percibir comparando dos países vecinos de la misma madre, África, hace reflexionar muchísimo.


 De Camerún no puedo decir que he visto a muchos niños en la calle vendiendo, pero Nigeria es lo primero que ves cuando entras en el país, es muy triste ver esta escena.
Nos fuimos para Kribi, una ciudad algo rural, generalmente se puede ver en los países de África, pero sigue teniendo aspecto avanzado, el trayecto tengo contar que fue en un autobús de verdad, pero nos hicieron pagar un plus, nada, muy poco, de un seguro, que cuando nos montamos entendimos el porqué de ese seguro, pues al final del vehículo casi se hundía los asientos, un show de medio de transporte, pero en casi tres horas llegamos sanos y salvos, que es exagerado tranquilos que no pasa nada, así hay cosas que contar.
Cuando llegamos serían las doce de la noche varios taxistas nos esperaban cogimos uno, el conductor que llevo a mi grupo se llama Félix quedaros con el nombre porque contaré más adelante anécdotas con él.
Nos llevó hasta el hotel Marseille, es un hotel rural, las habitaciones eranmuy pequeñas, las duchas estaban situadas encima del váter, era una odisea el ducharse, pero en fin era bastante acogedor, eso sí a la mañana nos metimos un festín desayunando, a continuación decidimos de ir a una playa de las de foto de agencias de viajes,  playas paradisiacas, palmeras que preciosidad, estas fotos son nuestras y no de revistas.

Llegando la noche nos vamos para el hotel, nos duchamos y salimos a cenar.

Empieza la aventura, de regreso en plena selva, el taxi de Félix os acordáis de este nombre ¿no? se detiene y nuestros malos pensamientos despegan, ¿qué pasa ahora? nos preguntábamos todos, ya nos imaginábamos un atraco o algo similar…que no…que habíamos pinchado, pero cuál fue la sorpresa descubrimos que dos ruedas estaban pichadas, allí estábamos tirados en aquel camino de plena selva, con total oscuridad de vez en cuando alguna moto y coche pasaban, menos mal, un coche con dos policías se paran, les pedimos  ayuda y nos contestó que era problema nuestro, vaya tela seguíamos igual, menos mal que la ayuda de dos chicos en una moto, trajeron del pueblo una rueda pero ¿y la otra?, al rato pasaba otro policía, este simpático y comprensivo no se lo pensó y le prestó la suya de repuesto, emprendíamos de nuevo el viaje, montando de nuevo todo el equipaje en el coche hacia el nuevo hotel que los compañeros del otro taxi fueron reservando para ahorrar tiempo.
¿Qué cenamos?
Pues pescado a la barbacoa, están riquísimos eso si le echan una salsa bastante picante, aunque decir que la gastronomía nigeriana es mucho mas picante que la camerunesa. 



Por la mañana un gran desayuno tortilla, pan, café y mermelada...después de este festín de comida, una caravana de motos nos esperaban en la puerta del hotel por la mañana, serian las diez aproximadamente, --¿uno por cada moto? fue mi pregunta--, un  “no”  fue la respuesta a ella, dos por cada moto con el motero, es decir tres y en algunos casos hasta cuatro en la moto, que desastre, pero nos lo pasamos como un niño pequeño.


Nos esperaba una gran aventura, pasear en canoa por el río, un gran momento sin duda, que paisajes que silencio,  que paz desprendía todo, escuchando solo los sonidos de la naturaleza;


...pues allí nos encontrábamos cruzando por plena jungla hasta que llegaríamos a la Villa de los pigmeos, una pasada, parte de esta gran familia estaban cazando nos contaban una persona, que en su día vivían de la caza y pesca, pero que poco a poco con el tiempo fueron cogiéndole pavor al agua y solo viven de la caza, solo estaban las personas a la que delegaron la responsabilidad y las esposas del líder, si  como suena, se encontraba allí dos de ellas.
                                                                                      

                            ((CON UN DIENTE DE ELEFANTE))


Buen recibimiento nos hicieron bailar una danza de la que si no salías a bailar lo tomaban como falta de respeto, así que a bailar todo el mundo.
Tengo que decir que todo este viaje lo planificó una persona que se llama Cletus, acompañado de su amigo, unas grandes personas y grandes figuras del arte africano de la que les compramos algunas cosas y se hizo bastante amigo nuestro.





Ahora quería hacer una mención especial a las personas que conocí los últimos días de mi estancia en Camerún.
Cletus y su amigo, Prince, Pigi, Cypriano… y bueno esas personas que tanto nos han dado en el viaje, gracias por vuestra hospitalidad en vuestro pais.

Espero que esta breve o amplia entrada sobre mi viaje a Camerún haya sido de interés, pero se queda corto todo lo que he vivido, he procurado de contar lo más destacado, porque entiendo que puede resultaR aburrido leer mucho, por eso os dejo un video con imágenes para que podáis visualizar escenas del viaje.


***Tengo que decir algo importante, este viaje se hizo como motivo de vacaciones, pero como medio para que nos sellaran otros tres meses de prolongación en el visado, que es lo legal, esto es algo internacional, pues a la vuelta nos vimos con otra sorpresa, nos sellaron dos meses, en cuanto a este tema estamos indignados.***

EL CAJÓN DE FOTOS...UN VIDEO DE IMÁGENES DE MI AVENTURA EN CAMERÚN
video




viernes, 22 de octubre de 2010

EN BREVE MI VIAJE A CAMERÚN...

Estoy trabajando para que esta semana podais leer sobre mi viaje a Camerún, del que ha sido muy interesante...